Archivo de la categoría: Juliana Ianniccillo

El final de la infancia (Juliana Ianniccillo)

2165C

 

Camila era una de esas nenas pícaras y  revoltosas, llenas de ideas que, generalmente,  se  transformaban en travesuras. Pedía chocolates a cada cual que pasara, lo que delataba cuan caradura era. Era, en fin, una nena común y corriente, que de vez en cuando encaprichaba,  como aquella vez en el Shopping. Aquella última vez.

Mamá y papá la habían llevado al  centro comercial porque se acercaba la navidad, aunque ella no entendía mucho de eso. Las jugueterías estaban repletas de juguetes impacientes por ver llegar a Papá Noel, como aquella muñeca de vestido verde, llena de rulos en la cabeza.

Camila quedó absorta mirándola, ella QUERÍA esa muñeca, ella LA QUERÍA. Se quedó en la vidriera de la juguetería cuidando que nadie la comprara, pero no advirtió que mamá y papá se iban, dejándola a ella sola atrás.  ¿Cuánto tiempo fue? ¿Horas? A Camila ya le dolía la panza de tanta hambre,  había pasado la hora de la merienda… Un altavoz repetía su nombre y el color de su pollera como una bonita canción de cuna. Hasta que un hombre la despertó de su ensueño. Tenía una campera azul y unos rulos negros  parecidos a los de la muñeca. Estaba demasiado cerca de Camila, dentro de un aura inquietante. La nena sintió el impulso de correr con sus tres añitos, pero no pudo, el miedo la petrificaba. El hombre la agarró de la mano con una fuerza bruta y ciega, que hizo que Camila lloriqueara. La arrastró   hacia la puerta del shopping, anunciando el final de su niñez en un sangriento secuestro.

Deja un comentario

Archivado bajo Juliana Ianniccillo

La mujer de los labios rojos (Juliana Ianniccillo)

images

 

 

Se mira en el espejo

mucho maquillaje

Intenta esconder errores

bajo el rímel

Los pendientes de oro

esperan un   caballero

que los baile al ritmo del vals

 

El vestido negro  llama la atención

cubriendo inseguridades de la bella dama

Los labios rojos pronuncian palabras

que, al fin al cabo,

no encuentran sentido.

3 comentarios

Archivado bajo Juliana Ianniccillo, Poemas

Un grado de lo más exagerado

A Valeria Dávila, que nos inspiró

con su cuento “La familia de Pablito”

(en: El afinador de mosquitos, Sigmar, 2011)

Ilustración de Lorelyn Medina: http://es.123rf.com/profile_lenm


Hay veces que en un mismo grado se junta todo. La más estudiosa y el más vago. La súper charlatana y la recontra enamoradiza. El mayor mentiroso de la historia y el hiper distraído. Y la más golosa, porque en eso a Florencia no le gana nadie.

Es tan pero tan golosa que el kiosco de la vuelta de su casa tuvo que cerrar porque lo dejó vacío. Es tan pero tan, tan, tan golosa que en una semana engordó como un elefante y en la siguiente, como todo el planeta Tierra junto. Y fue de verdad increíble, porque por sus piernas subían los barcos y sobre su cabeza pasaban los aviones. Dice que pudo mirar de cerca la Muralla China y que se le enfriaron los pies en el Polo Sur.

Y eso no es todo. Porque Florencia es tan pero tan, tan, tan, tan, tan, tan supergolosa que se comió el kiosco de la escuela y, como tiene digestión lenta, recién al tercer día escupió a Juan, el kiosquero; y al cuarto, el toldo.

Es tan pero tan, tan, tan, tan, tan, tan, tan, tan requete golosísima que cuando fuimos a la plaza y vio al vendedor de pochoclos se le hizo agua la boca: en menos de una hora se juntaron 3000 ml. de baba y tuvieron que rescatarnos a todos en canoa.

El caso de Agustín es muy distinto. A él no le gustan tanto las golosinas, o por ahí ni siquiera se da cuenta de que está cerca de alguna. Porque Agustín es tan distraído, que una vez se desvío 1.000.000.001 cuadras de la escuela por andar pensando en cualquier cosa. Sigue leyendo

13 comentarios

Archivado bajo Alexandros Alicio, Grupales, Julia Bottazzini, Juliana Ianniccillo, Julián Salvi, Julieta Gomez, La profe también juega, Lucas Salvi, Pili González Lepanto

Una historia superpoderosa

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta historia comenzó en Castelar, más precisamente en el colegio Pompeya, adonde Juan Puntas concurría desde 5to grado. Todo iba normal hasta que llegó al colegio Mailén Guaje. Fue amor a primera vista y enseguida se pusieron de novios. Pasó mucho tiempo (o sea, por lo menos dos o tres recreos) y Juan decidió contarle a su amada un gran secreto familiar (no podía tener secretos con ella): Juan venía de una familia de superhéroes y tenía un poder asombroso; en lugar de ombligo tenía un sacapuntas por lo que podía sacar punta a todo y en cualquier horario.

–¡Si eres superhéroe téndrás superenemigos! –sollozó ella.

–Eso es lo bueno: dicen las adivinas que mi primer enemigo llegará recién cuando conozca  a una superchica que tenga el poder de hablar con los animales. Y hasta ahora, no conozco a nadie así. Sigue leyendo

8 comentarios

Archivado bajo Delfina Fernandez Parmo, Grupales, Juana Verdú, Julia Bottazzini, Juliana Ianniccillo, Lucía Fernández, Pili González Lepanto

Dimitri, el farmacéutico guapo

Ilustración de Juliana Ianniccillo

Hola, soy Agustina y tomo  aspirinas

del farmacéutico guapo

                               y flaco, flaco, flaco.

Cuando paso por su vereda 

 me tira corazoncitos

                  ¡¡¡Ay!!! Parece un angelito…

Yo le regalo muchos caramelos

de miel y menta

                         para que no nos enfermemos.

 En sus cartas (con olor a mentol)

Yo me derrito

                    ¡¡¡es un bombón!!!

 Ya sabrán de quien hablo:

 No se viste con harapos

 Él  es Dimitri

                       ¡ el farmacéutico guapo!

JULIANA IANICCILLO, 11 AÑOS.

3 comentarios

Archivado bajo Juliana Ianniccillo

Desafío alfabético 1

Agustina bobea con Dimitri,el farmaceútico guapo.Hilario Iraldes junta kiwis muy negros, ñandú lo llama.Ornella patalea,(quiere rosas),Susana Tabasco usa vainas, Walter Xena y Zulema. 
Juliana Ianniccillo (11 años)

4 comentarios

Archivado bajo Juliana Ianniccillo

El helado con gusto a pavo


Vino una bruja,
me dio un helado
y me convertí en pavo
¡Pobre de mí!
multicolores
es lo que veo
a mis alrededores.

Deja un comentario

Archivado bajo Juliana Ianniccillo