Archivo de la categoría: Grupales

Un grado de lo más exagerado

A Valeria Dávila, que nos inspiró

con su cuento “La familia de Pablito”

(en: El afinador de mosquitos, Sigmar, 2011)

Ilustración de Lorelyn Medina: http://es.123rf.com/profile_lenm


Hay veces que en un mismo grado se junta todo. La más estudiosa y el más vago. La súper charlatana y la recontra enamoradiza. El mayor mentiroso de la historia y el hiper distraído. Y la más golosa, porque en eso a Florencia no le gana nadie.

Es tan pero tan golosa que el kiosco de la vuelta de su casa tuvo que cerrar porque lo dejó vacío. Es tan pero tan, tan, tan golosa que en una semana engordó como un elefante y en la siguiente, como todo el planeta Tierra junto. Y fue de verdad increíble, porque por sus piernas subían los barcos y sobre su cabeza pasaban los aviones. Dice que pudo mirar de cerca la Muralla China y que se le enfriaron los pies en el Polo Sur.

Y eso no es todo. Porque Florencia es tan pero tan, tan, tan, tan, tan, tan supergolosa que se comió el kiosco de la escuela y, como tiene digestión lenta, recién al tercer día escupió a Juan, el kiosquero; y al cuarto, el toldo.

Es tan pero tan, tan, tan, tan, tan, tan, tan, tan requete golosísima que cuando fuimos a la plaza y vio al vendedor de pochoclos se le hizo agua la boca: en menos de una hora se juntaron 3000 ml. de baba y tuvieron que rescatarnos a todos en canoa.

El caso de Agustín es muy distinto. A él no le gustan tanto las golosinas, o por ahí ni siquiera se da cuenta de que está cerca de alguna. Porque Agustín es tan distraído, que una vez se desvío 1.000.000.001 cuadras de la escuela por andar pensando en cualquier cosa. Sigue leyendo

Anuncios

13 comentarios

Archivado bajo Alexandros Alicio, Grupales, Julia Bottazzini, Juliana Ianniccillo, Julián Salvi, Julieta Gomez, La profe también juega, Lucas Salvi, Pili González Lepanto

El misterio del Mary Celeste

Dedicamos este cuento a Delfi y Juanita,

que faltaron el día que lo hicimos.

 

Collage realizado por Julián Salvi (6 años)

 

Mi prima siempre me cuenta mentiras. Si no llego a encontrar la noticia del Mary Celeste en Wikipedia, juro que a partir de hoy para mí deja de llamarse Juana Verdú para  ser Juana Mentirosa.

Por suerte pude sentarme en la máquina del fondo, desde donde la seño de computación no puede verme. Así que mientras ella explicaba no sé qué cosa, yo aproveché para buscar. Lo que me había contado Juana era intrigante. Si era verdad, obvio. Y eso era precisamente lo que quería averiguar.  

Me sorprendió lo que encontré: ¡Juani me había dicho la verdad! El Mary Celeste era real: sus siete tripulantes habían desaparecido misteriosamente hacía muuuucho tiempo. Sin dejar rastros.

Entonces sin querer apoyé el codo en el teclado y sucedió algo inesperado. En el monitor apareció un hombre ya entrado en años, con barba blanca y un gorro de marinero.   

─Hello, Delfina ─me dijo─. My name es Briggs.

¿Briggs? Volví la pantalla hacia atrás y releí la nota del Wikipedia. ¿Sería posible que este hombre fuera el capitán del barco desaparecido? Lástima que no llegué a preguntarle, un alarido estruendoso me despertó:

─¡Delfina Fernández Parmo! ¡No puedo creer que esté durmiendo!

─¡No, seño! ¡solo descanso los ojos! ─le contesté.

Pero la verdad es que sí, me había dormido sobre el teclado. Y me sentí un poco aliviada: mejor que todo hubiera sido un sueño.

Pero el alivio me duró poco: en la pantalla vi un enorme barco atravesando las letras negras y azules del Wikipedia. Un barco que seguramente iba sin tripulación y que se fue así, despacio, navegando por Internet…

Autoras:

Julia Bottazzini (8 años), Lucía Fernández (9 años), Maru Gonzalez Lepanto (11 años) y Juliana Ianniccillo (12 años).

Colaboradora: La seño (¿a que no adivinan los años?)

39 comentarios

Archivado bajo Grupales

Una historia superpoderosa

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta historia comenzó en Castelar, más precisamente en el colegio Pompeya, adonde Juan Puntas concurría desde 5to grado. Todo iba normal hasta que llegó al colegio Mailén Guaje. Fue amor a primera vista y enseguida se pusieron de novios. Pasó mucho tiempo (o sea, por lo menos dos o tres recreos) y Juan decidió contarle a su amada un gran secreto familiar (no podía tener secretos con ella): Juan venía de una familia de superhéroes y tenía un poder asombroso; en lugar de ombligo tenía un sacapuntas por lo que podía sacar punta a todo y en cualquier horario.

–¡Si eres superhéroe téndrás superenemigos! –sollozó ella.

–Eso es lo bueno: dicen las adivinas que mi primer enemigo llegará recién cuando conozca  a una superchica que tenga el poder de hablar con los animales. Y hasta ahora, no conozco a nadie así. Sigue leyendo

8 comentarios

Archivado bajo Delfina Fernandez Parmo, Grupales, Juana Verdú, Julia Bottazzini, Juliana Ianniccillo, Lucía Fernández, Pili González Lepanto

El falso rey (¿o el falso cuento?)

    Esta consigna de escritura es tan creativa como complicada. Primero cada uno eligió diez palabras o frases que recortamos del diario. En una segunda selección, entre todos, elegimos las dos mejores entre esas diez que cada uno había recortado (que son las que están en el hermoso collage que tienen aquí abajo). Después vino lo más lindo: escribir un relato que contuviera las diez expresiones seleccionadas (que en el relato están en negritas). Tuvo que volar mucho la imaginación, y en mi opinión, el resultado fue genial. Y divertido.

    Juana Lujupijuso quería ser bruja. Su maestra, Lucía Mon Juliana Julia Pili Soledad Sojupijulu, le mandó de tarea convertir un sapo en rey. Pero Juana Lujupijuso era demasiado vaga y no quiso leer el pimer tomo del Libro de Clases Mágicas que tienen que leer todos los aprendices en 1° grado. Sigue leyendo

4 comentarios

Archivado bajo Grupales

Leyenda


Hace mucho tiempo, cuando todavía no existían los hombres, los animales más orgullosos eran los sapos. Los había de muchos colores, brillantes y fuertes como los del arcoiris: violetas, azules, amarillos, rojos, naranjas, verdes, dorados y plateados. Tan llamativos eran que presumían de ello todo el tiempo, por lo que el dios de los animales, Jakuna, decidió castigarlos. Como los sapos hacían sentir mal a los animales creyéndose más bellos que los otros y tenían el corazón endurecido, Jakuna los convirtió en sapos de hierro. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Grupales

El último cuento del año

Había una vez una niña bailarina que se llamaba Marilú. Tenía el poder de la telekinesis. Un día fua al festival de fin de año, pasó por la puerta y leyó: “concurso de bailarinas Gente linda
Pasó que en el show se confundió y se puso muy nerviosa. No pudo controlar su poder y movió todas las sillas del público con su mente.
En la platea gritaron:
-¡Ahhhhhh! Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Grupales

El niño vampiro


Esta es la historia de un niño vampiro que un día mordió a alguien y la mamá lo castigó por una semana.
El niño vampiro se escapó por la ventana volando como un murciélago y estiró sus alas.
Entonces se cruzó con al bruja Lucía y la mordió. La bruja dijo: “Ay, qué nene” y lo tocó con su vara muy fea que en vez de estrellita tenía la cabeza de un esqueleto en la punta.
El niño vampiro así se convirtió en un nene normal y también se salvaron todas las personas a las que había mordido.

1 comentario

Archivado bajo Grupales, Pulgarcitos