Archivo de la categoría: Facundo Fernández

Una bruja derrotada


Había una vez una bruja llamada Mary que tenía un pésimo empleo para ser bruja: era docente en una escuela. Todos la odiaban porque nunca enseñaba nada, solo se quedaba en su silla hasta que era recreo y se ponía a mirar atentamente a los niños. Si se portaban mal, los encerraba en un cuarto y los mataba con una horca. Luego Mary les decía a los demás que se habían cambiado a otra escuela o al turno tarde, y a los padres de esos niños los encerraba en bóvedas frías y oscuras.
Pero un día los niños descubrieron el cuarto y cuando estaba por ahorcar a uno, Tom, los demás chicos agarraron y la ahorcaron a Mary ¡una bruja derrotada!

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Facundo Fernández

El diablo de leña

Había una vez un hombre, Diego. Así se llamaba. Era una fría noche de invierno así que encendió la chimenea y se puso a leer un libro. Pero de repente el calor de la chimenea se le acercó más y más: ¡eran unas leñas encendidas vivas!
Las leñas le dijeron:
-Por favor, sal de aquí: habrá un tornado. Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Facundo Fernández

El barrilete

Había un pelado tomando helado
vino una bruja y pinchó una burbuja
Jugué con un barrilete
y me convertí en juguete

1 comentario

Archivado bajo Facundo Fernández

La monstruosa lagartija y su secreto


Esta historia ocurrió en un campamento durante quince días en el año mil trescientos cincuenta y dos, cuando unos chicos descubrieron una lagartija con cuernos y garras en la cola.

La historia ocurrió así:

Un hermoso día de verano treinta y dos niños se subieron a un micro grande de color blanco con una franja naranja, todos estaban muy felices porque iban de campamento.

Los niños estaban muy felices y gritaban, entonces, el conductor no se podía concentrar y cayeron al bosque .Por suerte todos salieron ilesos, entonces se pusieron a investigar y encontraron unas raras formas ovaladas; éstas eran de color naranja con franjas azules, pero de pronto una lagartija se interpuso en su camino. La lagartija era grande y tenia cuernos. La lagartija los atacó y los niños huyeron pero cada vez que cuentan su anécdota la nombran: “El misterio”, porque no supieron si era una pequeña cría o se los iba a comer .

5 comentarios

Archivado bajo Facundo Fernández